Evolución de COOPCASH: Una mirada retrospectiva

Por Rebeca T. Goetz

COOPCASH, la primera tarjeta de débito del sector cooperativo dominicano, cuenta ya con más de una década contribuyendo a mejorar la competitividad de las distintas instituciones que la ofrecen y agregando valor a los servicios que reciben sus socios.

El producto, manejado a través de la plataforma, tecnología y servicios brindados por COSEFI, permite a los afiliados de las cooperativas hacer retiros de efectivo y consultas de balance 24/7 en miles de cajeros automáticos nacionales e internacionales, y la adquisición de productos y servicios en los puntos comerciales que aceptan tarjetas de débito a nivel mundial.

Fue lanzada al mercado en el año 2004, con el respaldo del Banco León, y es evidente el enorme crecimiento que ha experimentado desde sus humildes inicios.

A final del 2005 existían poco más de 6 mil tarjetas activas y hoy día el número casi llega a los 80 mil. El volumen de transacciones anuales se situaba cerca de 58 mil, y al término del 2015 ya estaba por encima del millón. En el mismo periodo, los montos anuales movilizados pasaron de 68.8 millones a más de 1,500.

Razones del despegue a partir del 2011

El crecimiento de la red se ha basado fundamentalmente en la mejora de los siguientes aspectos:

  • Visión de negocio
  • Estructura técnica
  • Conocimiento del manejo operativo
  • Incentivos para promover el producto
  • Estrategias de crecimiento

Un proyecto para relanzar COOPCASH fue iniciado por COSEFI en el año 2011 con una serie de reuniones y talleres de trabajo para instruir y motivar al personal de las cooperativas a promover su uso entre los socios. Se definió un programa de incentivos consistente en la entrega de RD$55 pesos a cada empleado (a) por cada nueva tarjeta que fuera activada. Se establecieron metas de colocación, seguida de una activa gestión de venta. Y se impartieron capacitaciones sobre el uso de las herramientas y procesos operativos del negocio.

Algunas instituciones por su parte reforzaron su infraestructura técnica para mitigar fallas (adquiriendo nuevos servidores, instalando sistemas permanentes de energía eléctrica, etc.) y designaron personal con la responsabilidad exclusiva de manejar el servicio de Medios Electrónicos de Pago.

Otras iniciativas realizadas, como colocar anuncios de COOPCASH en sus medios impresos y electrónicos, afiches en sucursales, incluir la tarjeta en sorteos promocionales, mensajes en los recibos de los usuarios de caja motivando a que la soliciten, y medidas como entregar el plástico en vez de la libreta de ahorros a los nuevos socios, sin duda también han jugado un papel importante para impulsar el crecimiento en todos los aspectos. Por otro lado, esfuerzos adicionales promovidos por COSEFI como la pasantía realizada por un grupo de directivos a cooperativas pertenecientes a la Red Visionamos en Colombia (septiembre 2012), el conversatorio con la Directora del SIPARD (abril 2013), y el Taller “Rol, Experiencia y Posibilidades de los MPE en las CAC” impartido por un consultor internacional (marzo 2014), probaron ser además de gran utilidad.

Comportamiento de COOPCASH por institución

Fuente: COOPCASH en línea

línea

Las cooperativas COOPSANO, Mamoncito y COOPBUENO han mantenido un liderazgo por encima del resto en materia de número de tarjetas activas durante los últimos 4 años consecutivos; con la excepción de Maimón, que a partir del 2013 dio un salto excepcional para colocarse dentro de los tres primeros lugares al término del 2015, desplazando a COOPBUENO.

Es importante notar que San José se mantuvo entre los tres primeros lugares de los dos renglones anteriores a pesar de tener menos cantidad de tarjetas colocadas que otras de las instituciones líderes, debido a la mayor frecuencia de uso por parte de sus tarjeta-habientes y los montos asociados a las transacciones realizadas. Esto es un indicador de la confianza del producto, reflejada en los mayores niveles de demanda por parte de los socios de esta cooperativa.En cuanto al volumen de transacciones, COOPSANO continúa a la cabeza desde el 2012, seguido de COOPBUENO, San José y Mamoncito, aunque éste último pierde el cuarto lugar frente a Maimón durante el 2015.

Al consultar las estadísticas, observamos la misma tendencia respecto a los Montos Anuales Movilizados por cooperativa, con la variación de que aquí es Central quien se alza para alcanzar la cuarta posición en el último año. El aumento en los montos y volúmenes de transacciones de COOPCENTRAL coincide con su lanzamiento de la línea de crédito asociada a la tarjeta “CREDICASH”.

Finalmente en la categoría de nivel de penetración del producto, es decir, el porcentaje de los socios en las cooperativas que se benefician de la tarjeta, el líder es Mamoncito con un 27% al 2015. De forma consolidada la tasa de penetración pasó de un 2.8%a un 10% en el periodo 2010-2015, lo cual si bien es un considerable aumento, aún se encuentra muy por debajo de la norma de la industria nacional, en la que el porcentaje se sitúa en alrededor de un 40%.

Perspectivas frente al mercado local

Según datos del Banco Central, en República Dominicana el producto de tarjetas de débito ha exhibido un notable comportamiento, manteniendo un predominio sobre las tarjetas de crédito en cuanto al número de plásticos en circulación (3.3 millones de tarjetas de débito frente a 2.2 millones de crédito en el 2015).Durante el 2009, el 64.7% de las operaciones con medios de pago electrónico de bajo valor en el país se realizaron con tarjetas de débito y crédito, subiendo a 79.4% en el 2014, lo que denota el creciente predominio de estos medios de pago entre la población dominicana (fuente: Tecnocom).Pero como podemos ver en la tabla de abajo, los porcentajes de participación de las operaciones con tarjetas de débito COOPCASH son aún menos del 1% del universo total.

2010 2015
Mercado COOPCASH Participación Mercado COOPCASH Participación
Tarjetas Débito 3,068,394 10,309 0.3% 3,295,037 68,126 2%
Volumen Transacciones 79,043,001 208,365 0.3% 118,384,001 1,088,256 0.9%
Monto Retiros  156,085,186,529  231,562,546 0.1% 277,283,172,453 1,287,723,594 0.5%
Monto Consumos  20,341,619,782  52,722,197 0.3% 51,766,122,263 293,638,446 0.6%

Fuente: SIPARD, COOPCASH en Línea

El uso de COOPCASH para pagos en establecimientos comerciales representa en la actualidad alrededor del 19% de las transacciones totales realizadas, el mismo porcentaje registrado en el 2010. Esto constituye un área de oportunidad para las cooperativas, ya que a mayor intensidad del uso de las tarjetas en comercios (tanto número de transacciones como montos asociados), mayor es la generación de ingresos por comisiones de intercambio para la institución emisora.

Consideraciones finales

En el contexto de una creciente bancarización y alta competencia entre las entidades de intermediación financiera, la oferta de servicios como las tarjetas de débito ha pasado de ser un lujo a una necesidad; un requisito para poder sobrevivir a largo plazo en el cada vez más dinámico y eficiente sector.

Los beneficios que pueden generar para las cooperativas van desde ayudarles a atraer y retener socios (evitando que sean seducidos por la más amplia oferta de la banca comercial), hasta incrementar la captación de ahorros y mejorar la rapidez y eficiencia en las operaciones del negocio; además de los ingresos potenciales que pueden recibir por concepto de emisión y renovación de tarjetas, cargos mensuales por tarjetas activas y consumo en puntos de venta.

Pero el buen rendimiento del programa de tarjetas per se, como se ha comentado anteriormente, dependerá directamente de los volúmenes de plásticos colocados. A mayor cantidad de tarjetas activas, mayores serán los ingresos percibidos que permitirán alcanzar la rentabilidad. Los más intensos esfuerzos de algunas cooperativas las han colocado muy cerca a la meta de rentabilidad, pero a la mayoría aún les queda camino por recorrer.

En ese sentido, también resulta importante considerarla revisión y modificación del esquema comisiones actual para generar un mayor margen de beneficio futuro. [Sólo por el cargo mensual de la tarjeta, la banca cobra en promedio de RD$35 a RD$50 pesos, muy por encima de las tarifas de las CAC, que cobran entre RD$20 a RD$40 pesos mensuales; sin contar otros cargos adicionales que algunas instituciones bancarias aplican, como penalizaciones por balance debajo del mínimo y cargos por transacciones fallidas].

La tarjeta de débito más que un producto para ofertar, es un servicio que las cooperativas pueden proveer a sus socios para ayudarles a manejar mejor sus recursos, resolver sus quehaceres de forma más fácil y segura, y seguir contribuyendo a mejorar su calidad de vida. Su adopción y uso, por consiguiente, es algo que se debe seguir promoviendo activamente entre todos, alineado a estrategias y planes de acción definidos que continúen forjando el camino al crecimiento, competitividad y éxito del sector.

Share this post